martes, 10 de junio de 2014

LA LEYENDA DE CANTUÑA

PRÓLOGO
Esta es la leyenda de Cantuña y de cómo supuestamente se realizó la construcción de la iglesia de San Francisco de Quito. Algunos cambios se habn realizado porque es bueno recrear.

Las leyendas, las tradiciones orales son parte de la identidad de los pueblos y ayudan a buscar los caminos rectos para una vida ordenada.

Espero que les guste esta leyenda y se las cuenten a sus hijos, hermanos y amigos.


(DE "CÓMO GANARLE AL DIABLO"
Hace muchos años a un indígena llamado Cantuña se le encomendó la construcción de la iglesia de San Francisco de Quito, en la ciudad del mismo nombre. Se dice que Cantuña en lugar de dedicarse a realizar dicho trabajo, se dedicó a beber y beber y a andar de fiestas en fiestas. Tan alegre estaba entre tantos entretenimientos que de repente recordó que debía entregar la obra.

Entonces Cantuña recordó narraciones que daban testimonio en relación a que el demonio había ayudado a mucha gente, por lo cual lo invocó. En efecto, el infernal personaje se hizo presente y ante la petición que le hiciera el indígena, le propuso un pacto mediante el cual se comprometía a construir la iglesia en la madrugada, puesto que al amanecer se vencía el plazo. A cambio, Cantuña debía entregarle su alma al Diablo.

Los demonios trabajaron durante la madrugada hasta que la iglesia quedó construida con una belleza arquitectónica que asombraba a los mismos seres maléficos. Mientras tanto, cercano al amanecer, Canmtuña elevó una oración y se arrepintió de lo que había hecho. Manifestó en tales plegarias que solo un milagro podía salvarlo.

Al amanecer, con los primeros rayos solares, el demonio llamó a Cantuña y le dijo que debía cumplirse lo pactado. Cantuña le dijo que deseaba ver la cosntucción. En su mente captaba la hermosura de la iglesia de San Francisco de Quito. En cierto momento, regresó su mirada y descubrió que faltaba una piedra. Entonces Cantuña le dijo al diablo que el pacto quedaba anulado porque no se había culminado la construcción. El diablo tuvo que aceptar que había perdido. Lanzó un grito, que más bien era un bramido. Batió sus alas inmensas descargando un desagradable olor a azufre y a demonio mismo. Se prendió una hoguera y desapareció en ella. Luego de consumirse el fuego, sólo quedó en el lugar, cerca de la iglesia, una piedra. Cantuña la tomó y la acercó y verificó que era exactamente de la medida de la que faltaba. Pensó ponerla pero luego se arrepintió. No quería perder su alma. Se la llevó consigo,la envolvió en su poncho de variados colores amarillos, anaranjados y rojos. Y se alejó. Nunca más se supo de él ni del diablo.

Gráfico: Captado de internet.

19 comentarios:

  1. Esta historia que se relata totalmente es una leyenda muy antigua y conocida por la mayor parte de los ecuatorianos, especialmente en la ciudad de Quito, que es donde se dice que ocurrio dicho suceso.
    Me gusta esta leyenda por como el señor Cantuña (protagonista del relato) supo sobrellevar su problema que habia pactado con el demonio, hasta se puede decir que lo supero con inteligencia y eficacia, pidiendo perdon y ayuda a Dios y es el quien le dio esa fortaleza y esas ganas de seguir adelante por el acto tremendo que habia cometido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con usted, Estefanía.
      Gracias por su comentario.

      Eliminar
  2. Bueno en si esta historia nos demuestra como en muchas ocasiones por la desesperación y la irresponsabilidad de uno mismo somos capaces de llegar a un limite en donde ya no vemos si estamos haciendo lo correcto o no.
    Pero llega una etapa en donde reaccionamos y luego nos damos cuenta d todo el mal y rebuscamos la manera de salir del doble problema que se a creado por una irresponsabilidad, tanto así que pedimos ayuda Dios para que nos ayude a salir de los líos ocasionados

    ResponderEliminar
  3. una historia interesante, cantuña se da cuenta que hizo mal al hacer pacto con el diablo, y le pidio ayuda a Dios quien lo ayudo a salir de este problema. en muchas ocasiones nos desesperamos por un problema y hacemos cosas que luego nos arrepentimos, y la única solución es pedirle ayuda a Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted lo ha dicho, Jennifer: "muchas ocasiones nos desesperamos por un problema y hacemos cosas que luego nos arrepentimos". Las leyendas (la tradición oral) nos invitan a analizar cuanto estamos haciendo en nuestras vidas.

      Eliminar
    2. Así es. Las leyendas dejan ese sabor a conocimiento y al eterno dilema del bien y del mal.

      Eliminar
  4. TUVE LA OPORTUNIDAD DE LEER QUE LA CURADORA XIMENA CARCELEN PRESENTO UNA INVESTIGACIÓN QUE SE EXPUSO EN EL MUSEO DE ARTE COLONIAL DE QUITO, ENTRE OTRAS COSAS SE DICE QUE CANTUÑA VIVIÓ EN LA MITAD DEL SIGLO XVII SI NO ME EQUIVOCO, TAMBIÉN SE DICE QUE ENCONTRÓ EL TESORO DE ATAHUALPA DE HAY QUE SE CREÍA VENDIÓ SU ALMA AL DIABLO, DE SU INESPERADA RIQUEZA. LO QUE SI PODEMOS DECIR QUIENES LA VISITAMOS ALGUNA VEZ ES QUE EN ESA IGLESIA SE PUEDE VER CLARAMENTE LA MANO DE OBRA INDÍGENA.
    CIERTAMENTE UNA LEYENDA MARAVILLOSA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante su comentario.No he leído el trabajo de Ximena Carcelén.

      Eliminar
  5. ME RECUERDA A FAUSTO Y MEFISTOFELES DEL ALEMÁN GOETHE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había pensado en esa analogía. Aplaudo su comentario.

      Eliminar
  6. Claro esto hace verbla irresponsabilidad y el autor a traves de esta historia quizo darnos un ejemplo de que capaces somos para realizar las cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, la tradición oral siempre deja un mensaje de reflexión.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. La historia de Cantuña nos enseña que en la vida hay que pensar bien las cosas antes de hacerlas, Cantuña tuvo una segunda oportunidad, la vida nos ofrece segundas oportunidades pero muchas veces no hay una vez más y nos toca cosechar lo que sembramos hay algunos que aprenden con las consecuencias pero a veces otros debemos aprender de lo que dicen los demas porque no esta para nosotros tal cosa, en tales caso el li pidio ayuda a Dios porque se dio cuenta que lo que hizo estaba mal y se arrepintio en tales caso se salvo porque faltaba una piedra y ¿si, no hubiera hecho falta nada? habria perdido su alma. Debemos razonar y ser mas pensantes al momento de actuar porque todo lo que hagamos va a tener una consecuencia por asi decirlo en nuestro cosmo.

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo, Andrés. "Hay que pensar bien las cosas" y hay que aprovechar esa segunda oportunidad para poder corregir errores. Esta leyenda da varias interpretaciones.

    ResponderEliminar
  10. Buenos días tal vez se conoce quien es el primer autor o inventor de esta leyenda. Debemos investigar para una tarea escolar. Si alguién e puede ayudar con este dato le agradecería mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La leyenda de Cantuña es producto del imaginario social. Es una obra anónima que se ha transmitido de generación a generación y que posee algunas adapataciones realizadas por algunos escritores.

      Eliminar

Gracias por tus palabras.