domingo, 27 de julio de 2014

Recordando a Hermann Hesse

Fragmento de la novel Demian.

Nosotros, los marcados,parecíamos con razón extraños, incluso locos y peligrosos.Habíamos despertado, o estábamos despertando, y nuestro empeño estaba dirigido a una mayor conciencia; mientras que el empeño y la búsqueda de los demás iba a subordinar, cada vez con más fuerza, sus opiniones, ideales y deberes, su vida y su felicidad, a los del rebaño. También entre aquéllos había empeño, y fuerza y grandeza. Pero mientras nosotros, los marcados, creíamos representar la voluntad de la naturaleza hacia lo nuevo, individual y futuro, los demás vivían en una voluntad de permanencia. Para ellos la humanidad -a la que querían con la misma fuerza que nosotros- era algo acabado que había que conservar y proteger.Para nosotros, en cambio, la humanidad era un futuro lejano hacia el que todos nos movíamos, cuya imagen nadie conocía, cuyas leyes no estaban escritas en ninguna parte.
Hermann Hesse. Demian & Bajo las ruedas.Barcelona: Edhasa, 2011, 135.

9 comentarios:

  1. Muy buen libro apenas lo estoy leyendo y su autor es un excelente esctitor !

    ResponderEliminar
  2. Sin duda una un libro muy interesante, pensar y vivir con ideales distintos,no son sinónimos de locura; es intentar descubrirse es parte de la autenticidad de vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está lo esencial, bien mencionado por Ud. Kevin: La necesidad de constituirse en una minoría que piensa distinto en búsqueda del conocimiento. Esa es la autenticidad de existir.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Concuerdo con Ud. Eliana. Releí completamente la novela, traducida por Genoveva Dieterich.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras.