martes, 24 de mayo de 2016

SEMBRADA EN MIS PUPILAS, DE CÉSAR CARBACHE



CÉSAR CARBACHE MORA
:- Guayaquileño, residente en Bahía de Caráquez. Comunicador Social, Docente universitario de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (ULEAM), extensión Bahía. Promotor Cultural Independiente. Miembro de la Casa de la Cultura, núcleo del Guayas. Varios de sus poemas han sido publicados en antologías de Perú, México y Uruguay. Además de revistas y periódicos a nivel local. Ha publicado: DESDE LO ALTO DEL INSOMNIO (1993); DE AGUA Y DE BARRO (1999); ALAS DE OLAS (2002); TIEMPO DE AGUA y ANTOLOGÍA POÉTICA 1993 – 2006 (2006). Participado de importantes encuentros internacionales de escritores en Perú, México y Chile (en dos ocasiones).





Como el bosque en su lecho de hojas
Tú duermes en tu lecho de lluvia
Tú cantas en tu lecho de viento
Tú besas en tu lecho de chispas.
OCTAVIO PAZ



A GLADYS ALICIA
Por ser la raíz que sostiene mis versos




Lic. Arturo de la Rosa
Decano del Campus Bahía de Caráquez
Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí




P R Ó L O G O S



Sembrada en mis pupilas constituye el cuarto libro de poesía de Cesar Carbache Mora construido desde el profundo silencio creador

El poema que inicia y abre este libro representa la clave cifrada para descubrir la esencia del mismo.

El poeta nos dice
… EL TIEMPO TE SIEMBRA/sobre tus pechos maduran otros árboles/ /en ti convergen cielo y polvo /silencio y escritura/ eres todos los signos de la tierra

Ella la mujer musa para estos versos es un UNIVERSO en sí misma. Ella es vida, todos los elementos, tierra, agua, aire, fuego y es semilla y es árbol

Este libro, más que un libro de poemas es un libro objeto, donde convergen la palabra y el arte digital, a partir de la conjunción de la obra diseñada por el artista plástico Jack Sotomayor, que acompaña en imágenes a los poemas de Cesar Carbache Mora.

Sembrada en mis pupilas contiene internamente dos poemarios, el primero, Árbol de ecos y el segundo lleva el título que le da nombre al libro.

Ambos conforman un todo poético, donde la voz lírica está contenida en una serie de poemas de gran profundidad filosófica.

El eje conceptual en ambos casos es la mujer amada, quien transfigura UNIVERSO en naturaleza y donde él (hombre árbol rio mar) es su complementario.

El poeta expresa
SOY UN ÁRBOL/ fluyo entre pensamientos profecías como la memoria/ mis raíces están enlazadas a otras raíces//a otras memorias/soy el reflejo de otros silencios

Los elementos claves que detonan la poética de Carbache Mora son en este libro, básicamente,

• el silencio (que trae la palabra), palabra memoria,
….bebo de tus silencios/para encontrar en ellos /mis palabras….

• los cuatro elementos que conforman el UNIVERSO entendiendo por tal “lo que gira o da vueltas en torno a uno, a lo indivisible a la totalidad”**.

En este caso el UNIVERSO es ella, es el amor con su sensualidad y erotismo que hacen vibrar la sensibilidad del lector, tomando protagonismo a medida que avanzamos en la lectura.

Cabe sólo mencionar los versos, de uno de los poemas del primer poemario cuando expresa

…nuestras almas enlazadas/ árboles copulando a vista del pensamiento/ deseos subterráneos/ sexos subterráneos…

Es así que el poeta, a lo largo de Sembrada en mis pupilas, exhorta al amor, lo pronuncia desde el silencio como conjuro, que trae a la mujer amada.

… en el último fuego/no dejes que desaparezca /frota las piedras/los cuerpos….

Festejo este nuevo libro de César Carbache Mora que he tenido el placer de comentar ante ustedes. Un libro que seguramente los atrapará, un libro que no hay que dejar de leer, donde la mujer conforma un Universo con múltiples significados.


Nota: **Olga Zamboni .Prologuista del libro Yo Universo de Blanca Salcedo .Formosa. Argentina 2009)

Poeta- Prof. Anamaría Mayol
(Argentina)




“Sembrada en mis pupilas”; poemario que hoy nos presenta el escritor y docente ecuatoriano; César Arturo Carbache Mora, nos invita a encontrarnos con el ser amado, en lo profundo de las raíces; en el vuelo irreversible de la gota de lluvia, en la mirada del pájaro. Los cuerpos llevan en su erotismo la calidez del sol, el tamaño y el misterio del mar; son seres sobre los que se puede caminar, nadar, volar; nos podemos reconocer en el ser amado, palabras que se hacen reloj en la existencia, que nos marcan el comienzo y el final del día; el transcurrir de la vida.
Este bello poemario exige del lector, sensaciones que complementen el instante de la creación, el amor que se hace raíz y espacio; rama que va más allá del árbol que la sostiene y que a su vez, alberga el sentimiento del pájaro, el viento que susurra, que juega, al animal que se alimenta de la vida que fluye entre las hojas.
Sembrada en mis pupilas es un poemario paisaje, en el que nos podemos encontrar en algún recodo del verso, en las ramas fuertes de un poema, a la sombra de una bella imagen, esencia del romanticismo inteligente que nos deja ver el alma enamorada y lírica del poeta; su lucha por encontrarse en las palabras.
El viento lleva a los amantes, podemos sentirlos amándose en la cúspide transitoria de una ola, susurran su amor en el murmullo del río, caen con la lluvia y se hacen charco, se evaporan, se condensan, el viento los lleva a universos inexplorados.
Entre tantas imágenes insinuantes; entre tanto recurso; me permito rescatar lo que me atrapa, lo que me obliga a devolverme complacido, releer la estrofa y saborearla como delicioso fruto maduro:
Desde lo filosófico y puesto en el verso como sentencia irrefutable: “El tiempo es un suspiro que no regresa”
El erotismo levanta la mano y participa breve, pero en forma certera cuando entre otras, Cesar de manera ardiente pero culta nos deja esta bella expresión “Quiero perderme en ese país que guardas secretamente entre tus piernas”.
Finalmente, en magnífica intención de libertad, con la comprensión que debe llevar implícito el verdadero amor, con el gusto por la valiosa vida del otro, Cesar Arturo, nos regala una imagen que enseña e invita, que desnuda su alma noble y buena; llena de hermosa poesía.
“Es tan bello verte abrir las alas”.
Los invito a encontrarse, a contemplar el nido incrustado en la mirada, a caminar llevados de la mano de este poemario esencial que abre un camino amplio y fresco para la palabra, los invito a leer Sembrado en tus pupilas.

Guillermo Tovar Torres
Colombia



ÁRBOL DE ECOS
Collages: pintor Jack Sotomayor



PASO A PASO
tiempo a tiempo
sigo tu follaje de viento

te miro
desde la raíz de mi palabra

ando como la lluvia
de rama en rama sobre tus ojos

por tu espesura
se extiende un laberinto de silencios

el tiempo de mis efímeros latidos
es tu piedra
la tierra de mi polvo.




A JACINTO SANTOS VERDUGA
Poeta amigo de la muerte


QUIÉN DICE QUE EL ÁRBOL NO CAMINA
quién dice que el silencio no deja huellas
quién dice que la noche no es semilla
quién dice que el hombre no deja huellas.

Salmo Personal
César 24 – 07 - 65



DEL PAÍS DE DONDE VENGO
todos los hombres son un solo bosque
todo el bosque es un solo eco
todos los ecos una sola huella

somos almas del árbol del cuerpo
ojos del árbol del agua
brazos del árbol del fuego
a un tiempo polvo aire
furia deseo
piedra e instante

acumulación de días que se deshojan
multiplicación de miradas que se reflejan
extensión
continuidad
simplemente recuerdos y escritura.




CUANDO LA CONOCÍ

tan solo era un árbol
ahora que la conozco bien
sé que es un bosque.



EL TIEMPO

en su ramaje de hojas se sostiene
el árbol
en sus raíces de hombre se refleja
tierra y árbol
designios de una misma memoria
coordenadas entretejidas bajo la tierra
pálpitos dilatados
rostros que se multiplican
horas que se hacen ramas
ramas que se hacen huellas
un tú que eres un yo
un yo que es un nosotros
vertiente de la llama que florece.



ESTOY PLANTADO
sobre una tierra de latidos
soy árbol de ecos
que madura
con la semilla de los días

raíz de signo
tronco de escritura
ojos y hojas

árbol
del árbol padre

árbol con rostro de siglos
silueta de hombre

follaje de mil manos
fruto de mil ojos

sobre mis raíces
se sostiene la noche
este instante
la continuidad
los otros árboles
que son hombres
los otros hombres que son aire

árbol
que se extiende en la marea del tiempo

crece hacia afuera y hacia adentro
se multiplica
se hace uno
árbol del aquí del allá

no hay lluvia pero florecen las palabras.




PIERNAS POR EL AIRE

troncos por el suelo
nudos y nidos
el sol rodando como
sudor por las ramas
hojas que se deshojan
pálpitos que se multiplican
rastros y rostros
a lluvia latiendo
como semilla en la tierra
cuerpos como árboles
raíces como almas

la lluvia y el sol un solo bosque.


HE AQUÍ TU CUERPO
tiempo sembrado de tiempo
tierra habitada de latidos
hoja con alas de viento

cuerpo de raíces sucesivas
cuerpo
tiempo
tierra

árbol que se encarna en tus ojos
crece madura se multiplica
vuelve a ser cuerpo
tiempo
tierra.



DORMIDA
ausente
perdida
árbol tallado de cuerpo
vértigo de la palabra silenciosa
crepúsculo solemne
que divide en tres al tiempo

piel de la piel del fruto
piel de la piel del trigo

hogaza del banquete del un solo
chopo de la semilla del verbo.



DE RAÍCES Y ALAS
nuestras sombras
nacemos de la tierra
del cuerpo
del latido de las horas

la lluvia nos engendra
cara de árbol
tronco de bosque
raíz de tiempo

somos fruto
del vientre de la memoria.



SOMOS EL ÁRBOL QUE SUSURRA

la guerra prometida
entre el tiempo y la memoria

nuestra raíz
es única
raíz con latidos de historia
de haceres quehaceres
turbulencias obsesiones
revelaciones revoluciones

raíz con mil ojos
mil brazos mil sexos

árbol esculpido a pulso de mar
siglo a siglo
metáfora a metáfora
raíz
que nos hace palpables
visibles
creíbles
semilla del eco que nos circunda
multiplica
sílaba olvidada que nos deletrea.



A Gladys Alicia

TU MIRADA ES UN SOL QUE HABLA
sol que toca
sol que piensa
mirada repleta de miradas
sol con raíces de luz
tallo de luna
árbol de sol.



UN RAYO PLANTADO EN LA NOCHE
luz ocultádose
noche negra
noche blanca
sobre el llano

multitud de miradas
murmullo de hojas que se aproxima

un árbol de silencio crece
en el silencio.



SIENTO QUE ME SIENTES

siento tus pasos de bosque
andarme
desandarme
sobre tus ojos me tiendo

follaje de silencios
madura tu piel
al contacto con la tierra de mi cuerpo

la noche es ramaje de latidos
el tiempo echa raíces de tiempo

somos vegetación de un eléctrico paisaje
movimiento de nocturnos girasoles
cuerpo de un mismo tronco




MURMULLOS NOCHE ADENTRO
pasos subterráneos
gestos subterráneos
tu rostro
mi cuerpo
nuestras almas enlazadas
árboles copulando a vista del pensamiento
deseos subterráneos
sexos subterráneos

la noche
rumor de hojas entre las piedras

en mi frente se levantan tus raíces

tu cuerpo
un deletrear de hojas.




TE VEO REIR
tu risa llovizna
sobre mi rostro

tus raíces de agua
de aire
raíces de tiempo
raíces de polvo

una luz te desnuda
un latido se deshoja

entre tantas infinitas raíces
tu piel es una hoja quieta.



TE VEO Y UN ÁRBOL CRECE
tronco con raíces hacia arriba
corteza

latido sobre tu piel
las estaciones cambian de rostro

andas por el tiempo
creces de un día a otro
te multiplicas

tus brazos penetran en la tierra
manojo de raíces
buscan abrazos de otros árboles

el fruto que eres tú misma
marca el paso de las horas.




EN LA SILUETA DE LA SOMBRA
crece una luz danzante

la imagen se hace pausa
se increpa
contornea
cuelga del minuto sin memoria

cae
se levanta
ola
hoja de aire
latido de sol
inhalación
exhalación.




VOY POR TUS RAÍCES COMO POR UN BOSQUE

como por un río
multiplicando sombras

todo tu yo es un sauce danzante
surtidor de imágenes
plantado en la tierra de la memoria

ojos de agua
voz de selva
pasos de ramas

tu piel es una piel de madera cruda
piel plantada a orillas del sol




SOY UN ÁRBOL
fluyo entre pensamientos profecías
como la memoria
mis raíces están enlazadas a otras raíces
a otras memorias
soy el reflejo de otros silencios
mi divagar
es un andar
por los tres tiempos
mi muerte
es el nacer
el renacer de otras raíces
de otros árboles
el yo del otro.



EL TIEMPO TE SIEMBRA

sobre tus pechos maduran otros árboles
en ti convergen cielo y polvo
silencio y escritura
eres todos los signos de la tierra
la espiga y la nube
el fin y el comienzo.







SEMBRADA EN MIS PUPILAS



EL SOL SE RECLINA
sobre el desierto de Atacama

silueta entrecortada en la memoria
suspirar de tus vientos

me nace desembocarme en tu cuerpo
volverme río
penetrar tus aguas
o simplemente brisa
que tirite nostalgias
de mi boca

emergen tropeles de besos
queriéndose inflamar en tus entrañas
palabras mudas
me hacen ver distancias

un aullar de luces
dicen que no estás.



TU SILENCIO DE AGUA

me camina
me encamina
me respira
me inhala
me brota al inicio de la vida
me siembra en el suplicio de la idea

somos animales de la espuma
del desequilibrio de las horas

hay tanto sol en nuestras almas
tanta hambre en nuestros cuerpos

camíname
encamíname
respírame
inhálame





EN EL ÚLTIMO FUEGO

no dejes que desaparezca
frota las piedras
los cuerpos

besa el silencio

detrás de cada beso

hay un cielo
que se alimenta de ocasos




EL TIEMPO ASECHA CON SUS GARRAS

esta ciudad quema tanto como la soledad
el sol se deshoja en la ventana

sólo quiero tocar
tu cuerpo de mar
regado sobre mis manos
palpar tu piel
semilla en mi cuerpo
girasol
ocaso
mansedumbre

me gusta descubrirte desatenta
desnuda al vuelo de mis caricias
enraizada en los desiertos de mis silencios
camino en ti
andas en mi
ciudad callada
danza de los vientos



AFUERA EL CIELO

tan mar
tan tú
el tiempo una guitarragaviota
la vida este mismo instante

sombras como árboles
amamantándose
entre tanto cielo que florece.




IMÁN DE PIEDRA

silencio que contempla
todo lo que mira
claridad perfilada
ternura en la cotidianidad de las horas

sembrada en mis pupilas
tus ramas son caricias en el alma

en ti me reconozco
me pertenezco
en ti vivo

soy un esqueleto de palabras
cuerpo de sensaciones
playa donde guardas tus pasos
tus incertidumbres
tus calmas

te llevo
como la piedra lleva
un imán por dentro.



TE ANDO
te desando

camino tus calles de ciudadpuerto

tierra nocturna recién bañada
de agua mar
ojo de luna

mujer montaña
mujer océano

deslizo los dedos
por tu piel de continente

latidos despiertan
como lluvia de estrellas fugaces
arrecife abriendo alas

toco tu piel
invento tu cuerpo
piel de barca
de cometa
piel de la piel
de las noches mediterráneas




CUERPO MAR

Me gusta verte como árbol
bosque
entre girasoles de luna
vientos neblinas
entre el vuelo nostálgico de las aves

sobre tu cuerpomar
entierro mi alma.




TU CUERPO DANZA COMO EL FUEGO
encima de mi cuerpo

hay cirios encendidos en tus pupilas

tu piel es azul

azul

como el vuelo de las gaviotas
la vaguedad de lo incierto
la certeza de este instante



TU DESNUDEZ
horizonte sin fronteras
sin caminos
ni huellas



QUIERO PERDERME EN ESE PAÍS

que guardas secretamente entre tus piernas
perderme
olvidarme

todo tu cuerpo río de agua dulce
agua mineral
agua del destiempo

descubro tus silencios más remotos
tiritando en mis ojeras

te deslizas en mi mudez
estertores de tu fuego
debajo de la piel
palabras como latidos
emergen mariposas de tu cuerpo

mis manos se deshojan
sobre el dulce desierto de tu danza

estas aquí
estoy aquí
inhalándonos
exhalándonos como volcanes
mares
como hojas

hay tanto sol en ti
la noche es un girasol encendido.




COMO UNA LÁGRIMA

una hoja suspendida en el aire
como un latido
danzando huellas
me contemplas

te he visto
hablándome en secreto
sigilosamente
sin que siquiera
el instante se entere

tu mirada un cielo repleto de follaje
tus pupilas gaviotas surcan horizontes

me tocas
atisbas
percibes

guardas secretos olores en tus silencios
arropas sueños con tus pestañas

soy
ese guerrero que esperaste siempre

desnuda tu mirada
besa
atraviesa
sueña
increpa descansa

hay tanto de ti en ella
que a veces
parecen sólo dos palabras.



CAMINO ESTAS CALLES
buscándome
la luz es un alma perdida
cuchilla

sombra que me persigue

los pensamientos florecen
se arriman en las esquinas

cantan
junto a la hoguera de la noche

me observan hurgándome
desnudando lo poco que me queda

quién será ese
que mira con ojos de campana
con semblante de lluvia
con palabras de abismo

corro a refugiarme en los silencios
levanto carpas
con los techos del cielo


enciendo una fogata
con las ansias de los desiertos

el viento congela ternuras
no hay tiempo para el beso

el horizonte posee un espíritu
parecido a los poetas.




AMOR
está tan linda la mañana
tan silencio
tan mar
tan luz

tu rostro tiene la ternura de las olas

las palabras me despiertan
con el tic tac de sus latidos

semidesnuda
transparente
(desnuda para mis ojos)

el sol te descubre
acaricia
besa sin contemplaciones

te cuenta secretos imposibles
pareces soñar con sus palabras

te mueves
contorneas
hablas hacia adentro

enjaulo tu suspiro en un verso




TU CUERPO DE COPA
es una raíz más del sol
que se deshoja

bebo de tus silencios
para encontrar en ellos
mis palabras.




ARRASADA POR EL TIEMPO

erosionada
taciturna
mezcla de silencio memoria
lágrima aire
mujer y lluvia naces

con el primer gorjeo de la mañana

crisálida
desnuda
hermosa

haces nido en las palpitaciones humanas

agualuna
piedraflor
vientomar

creces
te haces ola
lluvia fresca
resplandor
andas
das frutos
te sueltas al diluvio
te vuelves
al vientre de la idea

te elevas
en la cometa de una palabra

un hipocampo protege tus diatribas
tus espigas
tus sueños

me naciste
para salvarme del silencio.




A GLADYS ALICIA
Sol de Sol



VAMOS A BRINDAR

amor
por la ternura de la lluvia
por las nubes llenas de sueños
que como nosotros son de paso

brindemos
por las tristes miradas de las gotas
sus olores de mar
por sus plegarias de recuérdame
su valentía al lanzarse al vacío
por colgar de nuestras miradas

brindemos
por los vientos solitarios
que se instalan en las esquinas
y conversan de sus tristezas-soledades

brindemos
por las multitudes perdidas
que sobreviven en la intemperie de las horas

por el mar que florece
cuando cabalga sobre las piedras


por las noches vacías de estrellas
las tardes sin palabras

por tu necedad de ola
por mi terquedad de cometa

por el pequeño jardín
donde te nacen tréboles de cinco hojas

por esa mirada de isla
con tamaño de continente

brindemos
después
nos perderemos en un suspiro.




CADA CINCO DE JULIO

A MARÍA PÍA
Madre, amiga, bello ángel



Cada cinco de julio
hay silencios que anidan en mis oídos
clavan sus uñas en mi cabeza

resentidas caricias
que ya no encuentran ecos
ni vientos
ni alas

playas sin sal
arenas muertas

vestigios de poemas
enraizados a la nada

cada cinco de julio
tu recuerdo
duele en el alma.




DETENGO MIS PALABRAS

un tropel de cristales encendidos
empaña la levedad de los silencios

se disipan las horas
enciendo un verso
para ver caer la lluvia

leo empapado de insomnio

la ciudad es una habitación
donde caben muchas miradas

los árboles mujeres
con la cabellera mojada

una luciérnaga se posa
en el seno de una hoja

hay pisadas de agua
sobre los ecos de la noche

dentro de la lluvia
duermen el aire el fuego el polvo

pilares me persiguen
hombresmujeres
detenidos en el tiempo
destiempo
sintiempo
palabras de las sombras

la memoria habla de profecías
de esta agua que es fuego
este fuego que es aire
este aire que es polvo

un silencio azul se lleva la lluvia
la tierra guarda sus designios.





ME HACE TEMBLAR TU CUERPO

la memoria
la playa es una noche
de cristales de arena

tiembla
salta
tirita

viento embravecido
silencio inflamado
pensamiento que toca
siente

tu barca navega incesante
descontrolada
sin esperas
en un mar de ausencias

mi silencio
subsiste en tus pupilas




LEES MI PIEL COMO UNA CARTA OCEÁNICA
como un desierto sin huellas

tu brújula
crepitar de tu lengua

tu cuerpo sobre mi cuerpo
se desliza como una rueda
como la noche
la lluvia

sentencia escrita

tus pupilas atrapan
encierran
aíslan

hace temblar tu cuerpo
la memoria
el silencio palpita.






VEN
como un paisaje de guitarras
en el caer de este cielo

amamantémonos de luna fresca
dejemos huellas con el pensamiento

aprovechemos
que el viento está desnudo
la calma
se adormece en un beso

corramos como sueños
en manadas
saltando
encrespando deseos

ven
bebamos de esta tarde
que de a poco va muriendo

hagamos madrigueras
con el fuego de los cuerpos

ven
en forma de mar
de quimera
de fuego

ven
a desenterrar
lo que me queda por dentro.





TE HUELO
tu piel brinca
danza

me atrinchero en tu espalda

beso tu espesura de playa

hueles a acantilado
a lluvia recién nacida
a luna llena

mis manos
te recorren como un misterio
con los ojos cerrados
la noche apagada

te contorneas electrizada
embriagada
como viento

emergen mariposas de tu piel
palabras calladas
hoguera que contempla
y canta





CUANDO ME AMAS

te crecen en el cuerpo
colmillos de luna llena

se emancipa la piel
se convierten en garras
tus besos

lobavolcán
ternura pensamiento

me atas a tu jadeo
a tu respiración acelerada
a tu silencio

la mirada
una alquimia
de animal silvestre
viento
abismo amurallado
terciopelo

el silencio
una selva de latidos

cuando me amas
mi piel se vuelve
tu cuerpo.




VUELVES A SER UNA NIÑA
cuando duermes
una nube viajando entre sueños
una ola recorriendo el mundo

tan espiga
tan aire
tan niña

los silencios te arrullan
en un coro de vientos

te hablan las voces
desde la memoria
desde esa vida que se ha fijado
en tus sueños.

te emocionas
te sonríes
suspiras

las montañas sueñan tus sueños.





DOS MADEROS

dos cuerpos
dos dunas de mar envolviéndose
dos latidos poseyéndose al unísono

dos tiempos
como un solo reloj de arena
dos pensamientos
como un solo mar de sueños
gritando con la dermis encendida
inhalando
exhalando
arrullándose al deseo

cuerpos que arden
latidos como aguacero desbocado
silencios en el cáliz de los besos
vientos que se inflaman con el roce de las horas

el tiempo es un suspiro que no regresa.




TÓCATE
siénteme
tu cuerpo es viento de mar
dice lo que pienso
hace lo que sueño

saborea mi lengua tu perfil
vuelo sobre tu cintura

te siembro los senos
de besos taciturnos

hay tanto volcán en ti
tanto sol
tanto vértigo
tanta sed de deseos

tu cuerpo es cerezo maduro
pensamiento que ondula mis ojos

la luna un beso
anclado en la noche




TU PIEL DUERME

te rozo
con las comisuras de mis ojos

toda tu dermis palpita

tu cuerpo es un girasol plantado
en el valle de mi silencio

un concierto de pájaros
arropa la transparencia de tus sueños

en el vientre de las horas
balbuceas tus deseos

un paisaje entre lluvia y sol
plasma en tu boca una sonrisa

sé que me sueñas
tus brazos me abrazan
en el fuego eterno
de los cuerpos.




TU PIEL ESTÁ COMO LA MAÑANA

suave y tierna
nerviosa y ávida
manantial reposado
hoguera dormida
cometa suspendida por la mirada.




MI PIEL LA TENGO HECHA DE TU PIEL

mis miedos de tus sueños
mis incertidumbres de tu fe
mis huellas de tus besos

soy mar en la marea de tu cuerpo.




ANCLO MIS LABIOS

en la marea de tu cuerpo

en la soledad de tus ojos

para besarte
para acuñarte a mis silencios florecidos
para engreírte
en parvadas de horizontes

la tarde se acurruca a mis nostalgias

es tan bello
verte abrir las alas
llover la lluvia
beber mañanas

eres gota de aire recién nacida
pequeña ola
balbuceando palabras
esparciendo sollozos en las espumas

cabes en la cuenca de este instante

el tiempo te forja en la arena.




ENCONTRARTE

reencontrarte
enfrentarte
confrontarte
embriagarte
deslumbrarte
desnudarte
inhalarte
deshojarte
diluirte
engreírte
dividirte
incluirte
soñarte
amarte
vivirte
el mar la mar
dos olas gimiendo en el horizonte.




A MARÍA FERNANDA
Mi mejor poema



YO TENGO UNA HIJA

de olas indomables
soles permanentes

sonrisa con atardeceres nublados
con sueños que vencen el presente

ella es trueno que abraza
brisa que se revela
sol en las soledades humanas

extrema pero firme
equivocada pero valiente
fiel a su propia imagen

mi hija
ángel con alas de mar




AIRE TU MIRADA
girasoles de ternura tu silencio
piel que despierta a las caricias
sensibilidad de las olas
respiración acelerada
siembro besos en tus comisuras

un abrazo tuyo
es un mundo a parte





ME ABRAZAS CUANDO ME MIRAS

una cálida ternura de verano
emerge de tus ojos

dos colibrí son tus pupilas
posándose en el regazo de mi sábila

tus ojos brillan
en el vuelo de un suspiro

al acariciarme
tus manos me piensan
releen mi rostro
escriben palabras silenciosas




























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.